Una amiga apareció ayer o está desde siempre, pero es la que te mejora la vida

Una amiga apareció ayer o está desde siempre, pero es la que te mejora la vida

Una amiga apareció ayer o está desde siempre, pero es la que te mejora la vida

¿Cuáles son tus valores para cimentar la amistad?

Por Sara Duque | 15 de abril, 2024

White Magazine21

image

No siempre es fácil saber si estamos en relaciones de amistad del todo sanas. Y creo que es algo en lo que deberíamos parar y pensar a quien tenemos a nuestro alrededor, ya que las amistades determinan en gran medida nuestro bienestar.

Entender cuál es la importancia de las conexiones sociales en tu vida es primordial si de salud quieres brindar.

Te encuentras con una situación difícil de abordar y parece que todo se desmorona a tu alrededor. Sabes que si llamas a esa persona solo será cuestión de minutos para que te sientas mejor. Eso es “una parte” de lo que representa la amistad: tener a alguien dispuesto a escucharte sin juzgar y aún estando a kilómetros de distancia, te brinda su opinión y te reconforta. Hasta aquí bien, pero ¿has parado a pensar a quién llamas cuando quieres contar algún logro o una buena noticia por la que celebrar? Evidentemente hay que estar en las malas, pero en las buenas también.

Una manera de saber si estás en una relación de amistad sana, es cuando tus alegrías también son las suyas. Esto no es fácil de encontrar, te lo digo de antemano, así que si tienes algo como esto, cuídalo porque a día de hoy es oro.

Existen varios tipos de “amigos”, y cuando queremos referirnos a los de verdad, la calidad es más importante que la cantidad, y aunque seas una persona muy social y hayas creado una red diversa de amigos y conocidos, colócalos donde pertenecen porque no con todos tienes las mismas conexiones.

Centrémonos en las amistades verdaderas, esas que se construyen a base de esfuerzo, dedicación mutua y de compartir penas y alegrías. No siempre tienen que ser los amigos de toda la vida, pues que sea “desde siempre” no significa que sea sano. De hecho como bien dice la psicóloga y docente Elizabeth Clapés “es mejor tener amigos a los que conociste el año pasado y con los que puedes ser tú, que amigos de la infancia o adolescencia con los que ya no encajas”.

Con el paso del tiempo vamos cambiando, y con ello nuestra perspectiva hacia la vida, nuestros valores e inquietudes. No todos evolucionamos de la misma manera ni escogemos los mismos caminos. Puede que con aquel amigo o amiga de toda la vida ya no sientas esa complicidad ni esa confianza para contarle tus intimidades como antes, pero no por ello tienes que cortar relación, a no se que no te aporte absolutamente nada y se haya convertido en una amistad tóxica, simplemente con reorganizarlo en tu escala de amistades es suficiente.

El valor de la amistad determina el grado de aceptación y empatía que se tiene por el otro. Muchas veces el hecho de tener expectativas sobre cómo debería ser la otra persona hace que nos atemos a que las cosas tienen que ser como nosotros pensamos, y no es así, hay tantas formas de vivir como personas en el mundo, y todas ellas deberían de ser aceptadas y respetadas, el límite está en no hacer daño. Así que revisa el lugar en el que te encuentras, y si no te aceptan tal y como eres, lo siento, pero no estás en el sitio adecuado.

De vez en cuando tenemos que ser honestos con nosotros mismos y reorganizar nuestras amistades, aceptar a las personas como son, pero colocándolas donde pertenecen.

“Ser honesto no puede hacerte conseguir un montón de amigos, pero siempre te hace obtener los correctos.” -John Lennon.